El sujeto romántico en el discurso poético de Abdiel Echevarría Cabán


  • Maribel R. Ortiz
  • Escritora y profesora universitaria

“I will define the poetic effect as the capacity that a text displays for continuing to generate different readings, without ever being completely consumed.”

Umberto Eco

echevarria_estoiscismo¿Cómo se representa el sujeto romántico en los poemas Soy, Vómito infinito, Notas, Cansancio y Dédalos filosos contenido en Estoicismo profanado, colección de poemas de Abdiel Echevarría Cabán?

El poemario Estoicismo profanado, de Abdiel Echevarría Cabán, está dividido en cuatro partes: “Dédalos filosos”, “Fusión del absurdo”, “Constante Cronos” y “Seducción de papel”. Quisiera llamar la atención sobre cuatro textos incluidos en la primera parte del volumen, “Dédalos filosos”, título que  anticipa una imagen sobre los textos reunidos en el conjunto; una hiedra de poemas con  tendencias románticas que evocan la nostalgia, lo idílico, la reminiscencia y la exacerbación del sujeto lírico, que puede vincularse con el Sturm und Drang, término alemán acuñado por los poetas pre-románticos, que quiere decir “tormenta e ímpetu”. El concepto “dédalo” sugiere también un laberinto, un reto confuso al instinto, o el “Dédalo” mítico, el inventor celoso y el Hermes helénico, padre de Ícaro.

Si “Dédalos filosos” sugiere la metáfora de un viaje a través de un laberinto peligroso e incomprensible en apariencia; “Fusión del absurdo” es algo así como una toma de posición al lado de la irracionalidad y la emocionalidad que es propia de románticos, surrealistas y postmodernistas. “Constante Cronos” apela a otro tema del romanticismo que es el tiempo y el problema de la trascendencia; y “Seducción de papel” parece una apelación a la salvación por la estética que es alternativa de románticos e irracionalista post nietzscheanos. La propuesta de Abdiel es a “resistir estoicamente” la amenaza que le rodea.

En el poema “Soy”, la primera estrofa propone:

Soy dos mundos unidos en una palabra.

Soy una palabra unida a dos mundos.

Soy el alma perdida y atada

Llama a la atención, el empleo de la anáfora en el conjunto de todos los versos. La voz poética, a través de esta figura retórica, expresa la exaltación del sujeto, una característica distintiva del romanticismo. Interesante es el uso del retruécano en el primero y el segundo verso de la primera estrofa, como forma lúdica del lenguaje, que se asemeja a un problema de lógica o de ingenio, parecido a un acertijo:

Soy dos mundos unidos en una palabra

Soy una palabra unida a dos mundos.

Abdiel Echevarría dice que el Yo es el todo: mundo, palabra que lo traduce y alma que lo anima. En el poema “Vómito infinito”, el título es una premonición del discurso poético. En la primera estrofa:

Soy el todo y la nada de mi existencia

negado a sobrevivir en sus lindes ausentes.

Embriagado soy del éxtasis la anuencia

abdiel_echevarriaLa metáfora de la duplicidad del ser o del sujeto, está nuevamente presente, ahora desde una perspectiva sombría y decadente que retoma los sentimientos de melancolía y evasión de los escritores románticos decimonónicos. El primer verso ostenta una postura maniquea en cuanto a la eterna lucha entre dos principios opuestos e irreductibles, “el todo y la nada”, típica de un romanticismo pagano, que vuelve a mirar a la Edad Media como modelo de inspiración.

En el tercer poema, Notas, el poeta maneja ciertos recursos poéticos como la sinestesia y el oxímoron a manera de un juego semántico. En la primera estrofa, por ejemplo:

Notas sumisas resbalan por mi espalda.

Acarician mis brazos rendidos

como un musical de invierno.

En estos versos el sentido auditivo es sustituido con el sentido del tacto, el cual se convierte en la cosa sublimada por la voz poética. La alusión a las “notas sumisas” y al “musical de invierno”, me remite al Concierto número 4 en Fa menor Invierno, que forma parte de Las cuatro estaciones; la serie de conciertos para violín y orquesta del compositor y músico veneciano Antonio Vivaldi. Así mismo, el lenguaje musical, las notas, apelan a los sentidos, de la misma manera que para los simbolistas, en especial, Baudelaire, “la música se vuelve vehículo de expresión de ideas por su sustancia simbólica”. La imagen de las notas que resbalan por su espalda, da la sensación de que se encuentran en un estado líquido, como notas de nieve fundida, por la alusión al invierno.  Lo “líquido” es un signo de lo femenino ¿se feminiza? Las notas son “caricias, ¿hace el amor en ese verso?

“Dédalos filosos”, último poema interpretado, puede ser interpretado como una síntesis de la propuesta del poeta:

Vierte el fluido consecuente de narcisismo en mis labios.

Hato harapiento de mi hoz,

dédalos filosos, palabras retraídas,

laxo perfume enmudecido

en el silencio neural.

Mares de ensueño

cobijados en su concha dormida

Pajal abarrotado en racimos de luciérnagas.

Madeja enrojecida de deseo,

sumida en el lagar de mis cobijas.

Este poema, cuyo título corresponde a la primera parte del poemario, es quizás el más “caótico” del conjunto. Llama la atención la referencia a las cosas aglomeradas: “dédalos filosos”, “hato harapiento”, “madeja enrojecida”, “pajal abarrotado”, “racimo de luciérnagas”. Esta sensación de acumulación, que crea el efecto de desorden o anarquía, se vislumbra en el título del poema. Dédalo es un laberinto, un reto confuso al instinto, como mencionara al principio de este trabajo.

En resumen, el sujeto lírico y los temas de los poemas interpretados de Echevarría Cabán, comparten muchos paralelos con el sujeto lírico y los temas de los escritores románticos y los simbolistas como Baudelaire. En estos poemas se aprecia la exaltación del Yo, los sentimientos de melancolía y evasión, el vínculo con la naturaleza; la cual participaba de los propios sentimientos del poeta así como sus distintos estados de ánimos, que deambulan entre lo sublime y lo sombrío.

Estas similitudes que se dan entre la poesía de un escritor novísimo de la llamada época de la posmodernidad y las características que comparte con la poesía de los escritores románticos decimonónicos podría estar relacionada, con el desencanto y la pérdida de la ilusión ante el discurso de la irracionalidad y del vacío de las ideologías. Por lo tanto, la poesía es el instrumento para el cuestionamiento de la identidad, la búsqueda del Yo (fragmentado) y el rechazo a los valores de la tradición, heredados de los modernos.

Nota: El comentario que antecede es la síntesis de una investigación graduada más extensa.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: