Narradores 2010: Correr tras el viento ¿qué papel cumple la literatura?


  • Mario R. Cancel
  • Escritor e historiador

Uno de los aspectos más interesantes de Correr tras el viento, novela más reciente de Elidio la Torre Lagares, radica precisamente en los elementos de continuidad que muestra con su novelística anterior. No se trata solo de los ambientes sociales que frecuenta y la forma en que manufactura las tramas, o maneja el suspenso o recurre de una manera sado-cómica a la violencia gráfica. Eso de por sí tiene una gran relevancia.

La forma en que La Torre Lagares apela al Puerto Rico del presente me trae a la memoria la gracia cínica con que Emilio S. Belaval retrataba al país en sus Cuentos para fomentar el turismo (1946). El hecho notable de que se trate de dos fronteras bien definidas entre un mundo que se deja atrás y otro que se adelanta, no debe ser pasado por alto. Belaval veía morir el orden tradicional rural ante la modernización y la urbanización. La Torre Lagares ve languidecer el mundo moderno y urbano ante el avance de la postmodernidad y el orden posturbano dominado por la mano invisible del hipermercado. Pero en La Torre Lagares la situación es más extrema: el siglo 21  representa un espacio preciado para cierto tipo de  violencia popular refinada que raya la frontera de lo cinematográfico y el efecto especial: la violencia es espectáculo mediático del mismo modo que lo es un deporte o un reality show. Ante ella el observador se siente tal y como si asistiera a la representación de un gran circo romano que nunca termina. El único signo que suaviza la brusquedad y la aspereza del lenguaje de esta novela es la comicidad natural y bien conseguida de Dolo Morales, como si se tratara del tonto de un filme clásico.

Lo que más me llama la atención, sin embargo, es la sensación de desesperanza y juego que insufla estos textos. La Torres Lagares es un scriptor ludens, no me cabe la menor duda. Las opciones que deja al receptor son pocas: o este se convierte en un lector ludens o no apropiará el tráfico imparable de textos, no podrá dialogar con el texto. Correr tras el viento reitera la incapacidad de la literatura como tabla de salvación, convicción que fue una de las banderas más poderosas y confiables de la Era de las Vanguardias y de la Crisis de la Modernidad a fines del siglo 19 y principios del siglo 20.

No debo pasar por alto que, en sus narraciones anteriores, Gracia (2004) e Historia de un dios pequeño (2000), Abel Pesares y Jabí también son seres frustrados, escritores mutilados que se han visto precisados a  instrumentalizar la capacidad de crear realidades alternas  con las palabras, hasta convertirlas en mero medio de sobrevivencia en una sociedad literariamente castrada. La sugerencia es que el escritor se ha transformado en un fantasma: lo que subsiste es el mero redactor mecánico que todavía puede preciarse de su alfabetismo.  Abel y Jabí son dos metáforas de la incapacidad del Logos para enfrentar ciertos giros del presente. La novedad de Correr tras el viento es que la Torre Lagares conscientemente se aleja del leguaje hierático y la apelación a la sacralidad que dominó el discurso de Gracia.

El Brad Molloy de Correr tras el viento completa una trilogía que argumenta alrededor del hecho de que la salvación por la literatura es una ilusión o una parodia. La sugerencia beckettiana del nombre del personaje no está demás. Brad se literaturiza vagamente cuando recuerda la vieja pasión que le unió a la mujer que ahora es de otro. Pero literaturizarse significa hacerse más irreal, absurdo y ridículo. Reducida a un gesto, la literatura no es más que una máscara endeble que llama la atención sobre ciertos asuntos, entretiene poco o mucho, pero no resuelve nada, como si se tratara de un personaje extra invisible para todos que pulula por el plató de una película serie B que nunca termina. El aspecto más radical de ese asunto son las interrogantes que plantea. La mayor es para qué o de qué querría la humanidad salvarse. Después de todo, ¿qué significa la salvación en el marco del Neoliberalismo y la Era Global?

Lo nuevo de Correr tras el viento es la vinculación entre las drogas, las armas y el mercado cultural: el refinamiento y el buen gusto terminan al servicio de la ilegalidad y del dinero sucio. No está mal para una época en que se puede robar un bastón que perteneció a Betances para venderlo en el mercado libre, o arrancar una estatua del mismo prócer de su pedestal en Cabo Rojo para fundirla y transferirla a un traficante de metales. Me tienta la idea de que muchas de las percepciones que La Torre Lagares codifica y expresa en su narrativa, dominan la expresión literaria actual. Nada más distante de la escritura amarga pero esperanzada de la Generación del 70. En su momento habrá que volver sobre asunto.

Una respuesta

  1. […] This post was mentioned on Twitter by TerranovA Editores, TerranovA Editores. TerranovA Editores said: El critico Mario Cancek continúa con la segunda parte de su reseña de la novela Correr tras el viento de Elidio La… http://fb.me/NngyKdrl […]

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: