Narradores 2000: Jorge Valentine, Náyade


  • Mario R. Cancel Sepúlveda
  • Catedrático de Historia y escritor

 

Valentine, Jorge Ariel. Náyade. Carolina: Terranova, 2009. 141 págs.

 

Jorge Ariel Valentine, un narrador de última generación egresado de la escuela de Creación Literaria de la Universidad del Sagrado Corazón, presenta en Náyade una interesante propuesta narrativa. Se trata de una novela bien articulada que habla de un escritor disciplinado y cuidadoso de los detalles más pequeños, actitud que, como lector, ocasionalmente extraño en la escritura más reciente.

Jorge Ariel Valentine

Jorge Ariel Valentine

Náyade narra la historia del oscuro y alienado Matías, un burócrata gubernamental anónimo cuyas patologías se explican sobre la base de la interpretación freudiana de su vinculación con una madre dominante y manipuladora. El amor-odio que caracteriza la relación materno-filial, cargada de una sexualidad que muchos considerarían ofensiva, lo transforma en un ser artificial y vacío como algunos de los personajes emblemáticos de Robert Musil o Albert Camus.

Se trata de un monógamo serial que rehuye los compromisos con una pareja, ha dejado de creer en el amor burgués y romántico y reduce el contacto con una hembra a la cuestión instintiva del sexo. Esa actitud no sería un “problema” si Matías hubiese crecido en una familia “normal.” La idea determinista de que una familia disfuncional produce un ser social disfuncional, es clave en la estructura de la obra.

La invención del “problema”, que es lo que da sentido a la novela, depende de que el lector vea a Matías como un individuo anormal. Se trata de la idea clásica de la anormalidad que tan bien discutió Michel Foucault en sus obras clásicas.

La respuesta al contradictorio amor-odio por la madre, se concreta en su condición de mirón furtivo o voyeurista. Pero el voyeurismo es solo la antesala del sexo casual de consumo: el escenario de la librería postmoderna como lugar de contacto me parece bien logrado. La otra respuesta es la atracción fatal que ejerce Cibel en aquel hombre de cincuenta años y que acaba por domesticarlo, como la Prostituta Civilizadora de la Épica de Gilgamesh. O acorde con la ética transvalorada de Federico Nietzsche: “Los matrimonios debían ser mucho más raros…las prostitutas son honradas y hacen lo que les gusta, y no arruinan al hombre con el lazo del matrimonio, esa estrangulación”. Recuerden que en El anticristo Nietzsche caracterizó al matrimonio por su condición mutiladora e incluso castradora.

Por eso, ante el recuerdo de la madre dominadora, Matías busca una jovencita que presume manipulable. Matías se equivoca. Cibel, que actúa a la manera de un deformado signo pederasta, no es lo que esperaba y termina por controlar su vida.

Los valores de este texto son varios. En primer lugar, el retrato de Matías, voz narrativa de la novela, es excelente. Matías es un consumidor profesional: consume sexo sin otra emocionalidad que la que produce la emisión de cerotonina. La imagen que se hace del mundo ese tipo de personalidades, se basa en la superfluidad de la cultura mediática de consumo y los medios masivos de comunicación. Con ello Matías, que se burla de la literatura y el pensamiento, con el fin de evitar complicarse la vida y vivir todo chilin. La parodia de los intelectuales que hace el autor por medio de su personaje me parece un ejercicio que, aunque ya ha sido ejecutado en numerosas ocasiones, está bien logrado.

Como era de esperarse, el encuentro con Cibel parece cambiar su vida, pero la estabilidad que se presume mutila el vigor y el dinamismo de su vida previa. Náyade es un espacio literario apropiado para la discusión de toda una serie de prácticas sexuales consideradas patologías o anormalidades: voyeurismo, onanismo, bisexualismo, prostitución, lesbianismo y consumo de pornografía, entre otras.

En términos técnicos el manejo del tiempo es excelente.  Toda la trama es un juego de la memoria a partir de la recepción de una llamada inesperada: es una reflexión post facto. Ello genera la ansiedad de conocer lo que se presume que el personaje ya sabe. El efecto es muy sugerente y está bien conseguido.

Jorge Ariel Valentine es un escritor con una notable capacidad narrativa y que reconoce el valor de los diálogos bien elaborados para producir una imagen realista y verosímil de sus personajes. Maneja un lenguaje de fácil comprensión que no deja de sugerir la complejidad de los problemas que discute.

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: