Fragmentos de correo electrónico


  • José Liboy Erba y Mario R. Cancel Sepúlveda

 

Mario:

Esta mañana, la revista salió para Hormigueros. El cartero estaba bastante alegre, y se dará cuenta cuando reciba el paquete, porque era auditor y ahora trabaja para la Compañía Telefónica en sus ratos libres. El primer consejo que me dio fue cerrar el cuadro de llamadas, puesto que una Maratónica Argentina se llevó, si no me equivoco, todas las cartas que nos escribimos la poeta y yo, con las de Yara Liceaga, y entonces lo vacié para que la Maratónica se quede con el material. Confirme, si quiere, el contenido de la revista que le mando. Debe tener todos los poemas que usted y Alberto publicaron, con algunos otros, el texto Simón dice, y una pequeña obra de teatro para radio. La revista incluye poemas de Lilliana Ramos Collado y Roberto Net Carlo. Ambos aparecen en las glosas de Che, que ahora se titulan Postemporáneos, no tan duramente Poesía Hoy. Espero que le sirva. Por otro lado, no he podido ver El sótano. Casi siempre recibo un número si colaboro en ellas. Tengo otras revistas con cuentos míos. Si le interesan, me lo dice.

Atentamente

José Liboy

@

 

José:

Me interesa mucho su obra para el libro que estoy completando. En el mismo se comentará la poesía de Alberto, la de Marioantonio Rosa. También hay algo de algunos escritores puertorriqueños en Estados Unidos. Allí encaja el comentario sobre la narrativa reciente que quiero terminar.

No he tenido acceso a sus textos porque me tocó crecer y estudiar por acá por el lejano oeste. Los amigos tampoco tienen mucho. Su obra la conozco por lo que se incluyó en la antología, y por Siempre te despides mejor de Isla negra que he leído un par de veces.

Cualquier referencia o fotocopia de sus textos es bienvenida.

Saludos cordiales y agradezco cualquier colaboración

Prof. Mario R. Cancel

@

Mario:

Voy a enviarle algunos cuentos recientes por e-mail. El editor Carlos Roberto Gómez dispone de textos que no se han publicado. Probablemente le convenga que los textos se publiquen en el segundo libro. Consta de memorias breves y cuentos inéditos de varias épocas que no aparecieron en el libro que usted leyó. Mi obra se dispersó. Muchas personas se quedaron con textos y no los devolvieron. Otras veces simplemente los perdí en las mudanzas. Leí los poemas de Charlotte, que son muy cómicos.

 

Acuse de recibo:

1) Santa Isabel

2) La bitacora del volky

@

José:

Recibidos los cuentos. Te los agradezco mucho. Hablaré con Carlos Roberto a ver si me hace llegar una copia de los relatos que no se publicaron.

Estaba jugando billar en la terraza de mi casa como Heráclito Méndez, el personaje de uno de tus cuentos. Mi hijo nuevo (no es mío, solamente estoy criándolo) no murió en la ruleta rusa. Esta noche se emborrachó por primera vez y ahora lo mandaron a bañarse.

De los poemas de Charlotte me dijo lo mismo Cristóbal Berríos, pero a Yara Liceaga y a una amiga italiana le gustaron mucho. Cristóbal trabajaba en la televisión. Iba a usarlos para un paso de comedia pero se enojó cuando le conté la historia de la rana que cantaba blues. La encontró un obrero de demolición encerrada en la primera piedra de un edificio viejo de la 42 en Nueva York que estaban demoliendo. El pobre se la llevó a su casa y renunció al trabajo. Quería sacarle dinero en el teatro pero la rana no cantaba en público. Le daba vergüenza hacerlo. Acabó loco y cuando recuperó el trabajo, la enterró en la primera piedra de un edificio totalmente nuevo de fiberglass y acero. Supongo que cuando lo demuelan, otro obrero del futuro la encontrará y pasará el por el mismo trauma. Entonces apague el televisor.

Le dije a Cristóbal que Nietzsche se inventó la cosa de eterno retorno cuando se enteró de esa historia.

Gracias otra vez por los cuentos. Los leeré mañana en la tarde cuando la familia salga a pasear.

 

Prof. Mario R. Cancel

@

Mario:

Dos cosas se me ocurre comentar del cuento de la rana. Eutheria: placental mammal, así lo define el Webster. No todos los mamíferos son placentarios. Pero no los vas a encontrar en las clasificaciones tradicionales. Cuando se retomaron las clasificaciones, ahí tienes a Kardec. Ya no se hicieron embrionarias. Lezama se refiere con frecuencia a los eutheria. El mamífero normal. Tu ranita no. Por otro lado, Twain tiene un cuento que vale la pena sobre los eleutheria. Sí, es lo mismo que dices tú, que son artistas de variedades en Estados Unidos. Recuerda el Notorious Jumping Frog From Talaveras County. Esa versión no es tan buena como la que me dejó Yara en la Universidad, creo que es la original. La rana recibe la visita de un agente demócrata. También es como dices tú, que alguien es padre de crianza del sapito. Mamíferos no placentarios se dejan fuera de la matriz. Eutheria y eleutheria, ésa es la rana. Hay que bregarle al griego y al latín.

Bueno…

Gracias

Pepe

2 comentarios

  1. […] Source: Fragmentos de correo electrónico […]

    Me gusta

Responder a F. Javier Bonilla Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: